Porque no me quiero

Últimamente le doy vueltas a la cabeza acerca de cómo podemos caer tan fácilmente en relaciones tóxicas, o incluso de maltrato, sobretodo emocional, sabiendo todo lo que sabemos y documentándonos tanto como lo hacemos con respecto al feminismo.

Veo relaciones tóxicas en mujeres de mi alrededor, mujeres fuertes, cultas, independientes. No solo las veo, también yo las sufro y las tolero y la rabia es doble por ser consciente de ello y verme subyugada por ese tipo de personas. Descubro, además, que este tipo de relaciones no son solo de hombre-mujer, si no también entre personas del mismo sexo. Entonces ¿tiene que ver el maltrato únicamente con el heteropatriarcado?



Pienso en Frida Kahlo como icono feminista, aun no siendo una defensora de los derechos de la mujer y, sin embargo, jamás dejó que la pisotearan e hizo lo que quiso en la vida, pero toleró una relación patológica con Diego Rivera. Podéis leer este artículo sobre el tema.

¿Estamos a salvo del maltrato solo por ser feministas? La respuesta es no.
Todos los talleres, libros de autoayuda y demás ayudas psicológicas siempre hablan de la palabra clave: la autoestima.

La sociedad heteropatriarcal y heronormativa nos ha enseñado a las mujeres a odiarnos: somos demasiados gordas, demasiado flacas, demasiado listas, demasiado tontas, demasiado jóvenes, demasiado viejas... es un no parar. Y lo mejor que nos puede pasar es que un hombre nos quiera, pese a todo lo anteriormente citado.
Pero, ¿si me gustan las personas de mi mismo sexo y también sufro maltrato? Quizás tenga que ver con los roles, con el poder, con un juego de sumisión, con la víctima y el rescatador... O quizá, la misma sociedad heteronormativa que llama marica a un hombre gay, lo hace para "rebajarlo" a la condición de mujer, por tanto, es el débil, el que tiene que buscar quien le rescate...

Me lío sola con mis pensamientos y me atrapa el pensar que si, el feminismo lucha por la igualdad en todos los aspectos, ¿cómo puedo llamarme feminista si solo establezco relaciones desiguales?

Comentarios

Nosu ha dicho que…
esto da para unas cuantas birras en lugar de un comentario!

creo firmemente que la base de todo es la autoestima, que se traduce en autonomía, por eso una vez ideantificadas, gracias la feminismo, todas esas relaciones de desigualdad, maltrado emocional etc, tenemos que pasar al siguiente escalón y aprender a como trabajar la autoestima y autonomía personal.

Y meternos en la cabeza: NO NECESITO UNA PAREJA PARA SENTIRME COMPLETA
Nosu ha dicho que…
PD: las feministas no somos perfectas, pero por lo menos somos conscientes de estas cosas y por lo tanto, está en nuestra mano querer cambiarlo o no.
Quizá Frida no era consciente de ello, quizá sí, lo que está claro es que no tuvo la fuerza ni recursos necesarios para salir de ello pero no dejó de lado completamente otros valores (como la pintura), cosa que si que hacen millones de mujeres hoy en día para someterse a relaciones tóxicas.
Aprendamos de los errores y aciertos de Frida y de otras referentes.

Busquemos referentes de mujeres sin pareja o fuera d elos roles tradicionales y que son felices.
En nuestro pasado necesitamos referentes lésbicos y visibles para construirnos como bolleras, busquemos referentes de relaciones sanas para construirnos como mujeres completas. Salgamos del armario como mujeres que acepten sólo relaciones sanas.
calcetinrayado ha dicho que…
Tú lo has dicho: solo vas a dejar que te maltraten si tienes una autoestima baja (o mala, porque hay muchas que se automaltratan también). El caso es que, por X o por Y, la tenemos por cultura, por cómo nos han criado y ahora que empezamos a ser conscientes es el momento de trabajarlo. Este es un momento de despertar muy heavy el que está ocurriendo.

Te recomiendo El camino de la autodependencia de Jorge Bucay.
Melita ha dicho que…

El maltrato no es patrimonio de ningún sexo ni género ni rol. Cuando das con un@ cabron@ con ese patrón de comportamiento sal corriendo en dirección contraria. No va a cambiar y a estas alturas de la vida, se ven a una legua.

Entradas populares