Capítulo 1: De cuando me dejó

Hay muchos tipos de ruptura... supongo, yo casi siempre he vivido la misma: han conocido a otra persona.
Esta vez fue diferente. Se ve que las relaciones se acaban también cuando a una de las partes se les acaba el amor. Dos no se pelean si uno no quiere, pero dos no se quieren si uno no quiere.
Lo jodido es que a ti no se te haya acabado el amor. Putada, claro. Porque es que encima no puedes ni odiar... si es que me parece hasta de valientes dejar una relación "sin motivo", cuando lo más "fácil" suele ser continuar con alguien a quien quieres y con quien te llevas bien.
¿Me preguntan si no lo vi venir? Y no, no lo vi... o sí, pero solo 1 hora antes, cuando la fui a buscar al trabajo con unos bombones y su respuesta fue fría.
Llegamos a casa y yo sabía que algo pasaba, pero no quise hablar, era como negarme a una realidad que no quería saber. Puse la tele mientras pensaba "esto pasará", pero no pasó... o pasó, se sentó a mi lado y me dijo adiós.

Y entonces algo se rompió en mí. Fue como si me abriesen en canal y me vaciaran las entrañas. Es metafórico, claro. A la mañana siguiente me pesé y seguía igual de rellena.

Así que allí estaba yo frente al espejo, igual de rellena, con más canas y absolutamente desentrenada, abandonada a mi suerte en un naufragio del que tenía que tratar de salvarme ¿volviendo al mercado?

Comentarios

Nosu ha dicho que…
Así de mierdoso es el amor. Incluso a veces, el amor no es suficiente. Parejas que se rompen aunque las dos partes se quieran, se ve que esto también pasa.

Igualmente, siempre hay un motivo. Aunque te lleves bien, si falta algo a alguna de las partes, la cosa ya no funciona. No sé si dejarlo es de valientes o no, el caso es que llega un momento que el cuerpo lo pide a gritos, igual que pedía amar al principio. Y por mucho que te esfuerces en sentir lo contrario, es imposible, igual que cuando te esfuerzas en dejar de querer... no puede ser de la noche a la mañana. Toca joderse.

Igualmente, el odio puede llegar. Parece que lo hace más fácil, pero en realidad no.

Y como veo que esto en lugar de animar parece que te quiera hundir en la miseria, creo que lo voy a dejar. Eso sí. No hace falta que te rescate nadie del naufragio volviendo al mercado. Recuerdas que la mujer de tu vida eras tú?

Entradas populares