miércoles, enero 25, 2017

Juicios

Perdí el juicio.
En algún momento debí trastornarme y decir algo inconveniente, doloroso y/o imperdonable.
Y entonces perdí el otro juicio, ese que se realizó de forma rápida sin ser yo consciente, sin conocer los cargos y sin posibilidad de defensa.
Relación, fuese del tipo que fuese, vista para sentencia.
Condena.
Y ya no tengo libertad para hablarte.


2 comentarios:

Juli Gan dijo...

Siempre se puede apelar. Apelar a la introspección de la otra parte, y al tribunal, claro.

Nosu dijo...

MUy de acuerdo con el comentario anterior

A buscar otras libertades toca (emoji del bíceps)