Duelos

Guardo una copia de los WhatsApp que nos enviábamos antes de que decidieras abandonar el barco. Los leo, sobretodo los domingos, porque si hay algo que echo de menos es que me abraces y me digas que me quieres en el que era nuestro día favorito y que, ahora, es una trampa para mi serenidad.
Tengo contigo más conversaciones mentales de las que debería y si no hubiese perdido también mi ilusión por escribir, (te) escribiría una novela.
Sueño contigo todas las noches porque parece que allí todavía puedo quererte, oasis inventados de mi realidad sin ti.
Y cojo el móvil cada dos minutos pensando en algo que escribirte... pero no lo hago, no lo hago porque no quiero saber de ti, creo que prefiero seguirte queriendo a distancia tal y como eres para mí. No me interesa la persona que ahora eres, la que ya no me quiere.
Pienso en acercarme a tu casa, esa que te has comprado a tan solo 900 metros de la mía, para abrazarte, sin hablar, solo darte un abrazo que me reconforte, que me quite la ansiedad...
Pienso mucho y hago poco, porque una pequeña parte de mí sigue susurrándome cada día que no quiere hacer ningún acercamiento, que lo hagas tú, que tengo que ganar el duelo de "a ver quién es la primera que vuelve a mandar un mensaje"...
Tengo todas las apuestas en contra, lo sé, pero otro día se acaba y sigo sin perder este duelo.

Comentarios

Nosu ha dicho que…
Guarda esos whatsapp. Pero no los leas. Poco a poco irán cogiendo polvo y llegará un días que no recordarás ni en qué carpeta estaban guardados.

Que esos sueños no se conviertan en pesadillas.

Y que cualquier sustancia o abrazo o lo que sea te quite esta ansiedad. Es mi deseo para ti en este 2017

Entradas populares