sábado, diciembre 03, 2016

Como un reloj de arena

Así parece que somos...



cuando una se llena, la otra se vacía.
¡Qué sinsentido nuestras conversaciones, qué sinsentido nuestra dependencia!
Debería acabar con esto, pasarme a la era digital, o mejor pasar de relojes...y sin embargo... ¡qué ganas de que pase este fin de semana y el reloj dé la vuelta y me toque estar abajo!