jueves, junio 04, 2015

More than friends

De verdad que me puedes.
¿Cómo puedes atraerme como la luz a los mosquitos si eres tan oscura?

Debemos ser patéticas vistas desde fuera, pero las miradas vidriadas por mi vodka y tu ron nos hace creer que somos poderosas, sexys e invencibles.
Y bailamos. Are you with me? Movemos nuestros miembros de una manera que percibimos armónica mientras nos acercamos, mientras sentimos cada vez más cerca el calor que nuestros cuerpos desprenden. ¿Nos tocamos o no?
Vale, sigamos jugando al juego de las miradas mientras sonreímos y nos desafiamos con los ojos. Voy a volver a dejar que te creas que eres tú la que manda bajando la mirada, sonrío por dentro y vuelvo a la carga. Me acerco un poco más mientras esta vez te miro a la boca. Sé que estás a punto de caer, pero me he cansado de dilatar el momento, así que me separo, le doy un sorbo al cubata y hago ver que busco otros ojos con los que jugar. Contemos 3, 2, 1...

Te lanzas a mis brazos aprovechando el subidón de la canción, te aferras a mi cuello y me muerdes. Te rodeo la cintura y te apreto contra mí, nos movemos al ritmo de la música y nos susurramos cosas guarras al oído. Estamos dando el espectáculo en este sitio tan hetero y sin embargo...

Acaba la canción, se rompe el momento, recuperas la compostura y vuelves a negarte. Ya lo sabía, ya no duele. No pienso ser yo quien te cure, quien te psicoanalice, quien te haga ver que no soy yo la que está pillada por ti, que más bien es al revés, que te rompes si lo piensas, que me piensas más de lo que dices, que te encanta jugar conmigo, pero que sobretodo, te encanto yo.

Es hora de volver a casa, así que me despido.

- Eres más importante para mí de lo que crees- me sueltas.
- Soy más importante para ti de lo que quieres creer.