lunes, octubre 06, 2014

La vida es chula

Los hospitales me ponen enferma.
Ese olor se me incrusta en la nariz y traspasa mis órganos, reduciendo mis tripas al tamaño de un puño.

El viernes me vibró el cerebro. ¿Te ha pasado alguna vez? A mí nunca hasta entonces.
¿Y cómo lo explicas?
¿Cómo explicas que tus conexiones neuronales han sufrido un cortocircuito y una gran descarga de electricidad ha recorrido tu cráneo, dejándote incluso el cuero cabelludo hormigueando?

Me drogaron gratis. Mi cuerpo se convirtió en un muñeco de budú con agujas clavadas por doquier.
Dejé de ver la vida como un ovillo desmadejado y sonreí.
La vida es chula, como dice Desigual. Debería recordarlo. Pero, ¿cómo hacerlo cuando la ira y la tensión es el pan nuestro de cada día en mi desestructurada familia?

Fruto de todos esos calmantes navegando por mis venas, consigo al fin, tras 2 semanas, volver a dormir.
Paz y relax durante el fin de semana.
La vida ha sido chula estas 48 horas.
Hoy la vida vuelve a ser cruda.

4 comentarios:

Juli Gan dijo...

Vaya, yo también he estado de hospitales hace poco, con fatal desenlace. Ya he vuelto a ver la camilla de madera esa que usan para sacar cadáveres. :(

crazy_chords dijo...

Ojalá todo mejore. Cuídate ese cuerpo serrano, ¿vale? Un beso.

Nosu dijo...

Y es por eso que las drogas son tan atractivas. Yo nunca he tomado medicamentos fuertes, pero la vez que me chuté un diazepam fue una experiencia religiosa, me la sudaba todo,
A mi nunca me ha vibrado el cerebro, pero sí notado como si lo tuviera suelto dentro de la cabeza y me rebotara en el cráneo con cada movimiento.

Yo también necesito una terapia para gestionar el estrés, pero con drogas menos duras, no sé, se me ocurre.... cerveza? :) Hace?

Leire dijo...

Hay veces que todo se complicada demasiado...

Ánimo.