lunes, septiembre 22, 2014

Con las ganas

Respiro lentamente intentando recuperar, si no la calma, al menos el ritmo normal de respiración para dejar de gimotear como una niña perdida.

"Perdida" o "pérdida" es una palabra instalada permanentemente en mi cerebro consciente.

Supuro rabia a borbotones y, si quiero dejar de hacerlo, el esfuerzo solo consigue dejarme agotada para convertirme en una autómata sin alma. No siento y cuando quiero sentir, solo siento rabia. Entonces la tristeza vuelve a cubrir todos y cada uno de mis poros.

Duelen muchas cosas, siento que cualquier mirada se vuelve interrogante, que cualquier palabra es afilada y cualquier gesto hiriente. Me vuelvo frágil, de cristal de vajilla fina y me pregunto por qué. Y busco respuestas dentro, pero dentro ya no hay nada. Y muero otro poquito más, me apago como una vela consumida hasta su límite.

Quizá es que no me gusto, quizá que no te gusto y quizá por eso no me gusto...

Ya no muero de ganas de, ahora me muero por no tener ganas.


3 comentarios:

Juli Gan dijo...

Impotencia, un sentimiento que aflora cuando otros no responden.

Rocío dijo...

Una sonrisa :)

La suerte de la fea a la bonita no le importa [CORTOMETRAJE] (En youtube)

Leire dijo...

Un abrazo enorme