lunes, junio 30, 2014

Reflejos, espejos y miradas

Cuestión de enfoques, de encuadres, de prismas, de reflejos, de espejos...
Al final es verdad que depende del cristal con que lo mires. ¿El qué? Pues todo.

El mirar una copa y ver una copa o el mirar una copa y verla a ella reflejada, regalándote una sonrisa o una mirada furtiva que te permite verte en sus pupilas y descubrirte de nuevo viva.

Me miro en el espejo y solo me reflejo yo, pero hubo un día que mi reflejo fue un yo acompañada del brillo que me daba la ilusión de dejar mi zona de confort y entregarme al deseo y al vértigo de no saber; la ilusión de cruzar, como Alicia en su país de las maravillas, al otro lado del espejo y dejar de mantenerme viva, para pasar a vivir la vida.