martes, abril 02, 2013

Permisos y libertades

No confundamos términos.
Confío en ti, siéntete libre de hacer lo que quieras, pero no tienes mi permiso.

No tienes mi permiso para saludar amigablemente, hablar como si no hubiera pasado nada y, mucho menos, para ir a tomaros una cerveza y contaros cómo os va la vida.

No se lo merece, pero más importante aún, es que yo no me lo merezco.

Así que no, no tienes mi permiso para hacer nada de eso, pero sí, eres absolutamente libre de hacer lo que te dé la gana.

4 comentarios:

Juli Gan dijo...

Eh, sé que no debería comentar algo tan personal. Es más, me lamentaré de hacerlo, pero, si se da un caso tan complicado, conmigo que no cuenten para cervecitas. Como mucho, un leve movimiento de cabeza, y prou.

Hei Jei dijo...

pero conmigo sí te la tomarás, no?

;)

evita dijo...

Tienes toda la razón, Hei. Pos claro que la tienes.

Blau dijo...

Jeici, one question, lo das o te lo dan?