miércoles, febrero 27, 2013

A post illando

Amigas, tengo que daros las gracias.

GRACIAS.

Gracias por aceptarme como soy. Gracias por aceptar que soy una ñoña y aún así seguir queriéndome y ya no meteros conmigo por ello... Como en el post anterior que, por un lapsus de mi inconsciente, titulé Soy una gruñoÑa y nadie me dijo nada. Supongo que pensasteis que es la evolución natural en mí: gruñona + ñoña = gruñoña. Soy como el enanito gruñón: cascarrabias, pero adorable.

Así que ya soy libre, libre de poder volver a hacer posts más azucarados que los donuts, más dulces que el chocolate, más empalagosos que el mazapán, en fin, de volver a ser yo...

Venga, va, pues voy a ello...

... vale, no se me ocurre nada.

Y eso que destilo amor por todos los costados:
-que veo una manzana: a-mor-derla
-que me caigo: amor-atada
-que me miro al espejo: amor-fa

¡Festival del humor!

No me lo tengáis en cuenta, es que el otro día leí un artículo en Quo sobre la química del amor y ahora no sé si estoy enamorada o soy una drogadicta andante o.O



3 comentarios:

Juli Gan dijo...

Vi lo de gruñoña pero no dije nada porque mi sobrina (política)me dice que soy muy pelma con las correcciones y que tengo que ayudarle con las ciències sociales, que tiene que estudiar la desAMORtización de Mendizábal. :D

Jam lo intenta dijo...

Algo colgada si pareces pero hay algo más bonito que necesitar a tu chica en vena para respirar???

OVEJANEGRA dijo...

Te leo porque combinas las letras y formas palabras que llegan al corazón.
Dulce como los donuts, sincera como los niños pequeños. Divertida como las risas.
Sigue escribiendonos.