lunes, septiembre 05, 2011

Just Dance

Lo confieso, tengo taytantos años y soy adicta a las fiestas de pueblo o barrio donde toque una orquesta canciones de ayer, de hoy y de siempre.

Y bailar agarradas, escandalizando a hombres y mujeres poseedores de la tarjeta rosa, aunque nos den una lección de arte y garbo con sus estilosos pasos.

Y es que, os lo creáis o no, el sábado por la noche lo pasé en una fiesta de barrio, bailando rumba, pasodoble, salsa y cha cha chá, rodeada de mujeres y hombres de cierta edad, sufriendo por mi poco arte y porque se me caían los pantalones, pero riéndome a carcajada limpia.

Aguanté poco, pero es que el día antes también había salido, pero sobretodo, porque alucinamos con el nivelazo de todo el barrio. Menuda coordinación, menudo estilo, ¡qué bien bailaban! Era un espectáculo.

Necesito volver a la pista habitualmente, no hay excusa por la edad, lo vi claro. Tengo que ponerme en forma, como ellos y si tengo que apuntarme a clases de baile de salón, lo haré, pero yo no vuelvo a bailar en público el Rock&Roll si no lo hago como lo hacían todos ellos, osea, así:


6 comentarios:

Hormiga dijo...

Pues... al lío! Yo también soy fan de las orquestas y las cervezas en vaso de plástico.

Nosu dijo...

yo soy una completa inútil con el baile

dintel dijo...

Se necesita bailar como el aire que se respira... vamos, doy fe.

dintel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
iTxaro dijo...

es que ha arturita le pega dominar el baile ;)

un achuchon

Nosu dijo...

dintel hay que ir a la rosa