viernes, marzo 25, 2011

Yo soy liberal

Mi compañero de trabajo dice que he cambiado en esta última época, que estoy más liberada, menos estricta, más relajada.
Que me tomo las cosas del corazón menos en serio, que ya no creo en esos amores de película ni en pasiones que te ciegan, ni en el "contigo pan y cebolla" (y hago aquí un inciso para explicar este término):

"Cuando el enamoramiento invade a un sujeto (un enamoramiento intenso, reciente), en el organismo del enamorado se desencadena una respuesta neurofisiológica, que incluye la liberación en el cerebro de una droga natural, generada por el propio organismo: la feniletilamina. Esta sustancia tiene las propiedades farmacológicas de la anfetamina: causa “síntomas de amor” como el insomnio y la inapetencia, y suprime la sensación de fatiga. El enamorado, dopado por esta droga del amor, se siente valiente e inmune a los peligros.
La feniletilamina induce al sujeto a sentirse también resistente a la fatiga, a la sed y al hambre. Esa es la razón por la que “siente”, literalmente, que si está en compañía de la persona amada, no necesita medios materiales para sustentarse (comida, bebida). De ahí el refrán castellano: Contigo, pan y cebolla."

Dice también mi compañero que ya no creo en el amor para toda la vida y que mi concepto de fidelidad ha cambiado de forma radical.

Yo supongo que todo esto lo dice porque comento, apunto, expongo que es natural en el ser humano querer gustar a la gente, sentirnos deseados. Que eso hace que aumente nuestra auto-estima. Que nos guste o no, tod@s tonteamos en mayor o menor medida con nuestro congéneres, que una cosa son los sentimientos que tenemos hacia nuestra pareja y otra el deseo sexual que nos pueda provocar otras personas y que si no tuviésemos esa obsesión por ser exclusivos, no tendría lógica alguna que nos enfadáramos si "echamos una cana al aire" y desaparecerían los celos...

Lo que pasa es que el refranero español es muy sabio y ya dice aquéllo de "del dicho al hecho, hay un trecho" y que, como diría mi yaya, en mi caso, por la boca muere el pez.

MiMuhé, que es muy liberal, me deja que tenga encuentros sexuales con algunas mujeres..., pero solo si son famosas (ya sabéis, esas listas de gente famosa con la que, si te las encontraras y gracias al favor de los astros quisieran acostarse contigo, "tendrías derecho a hacerlo"). Así que esta noche voy a ver a una de las que está en el top 10 de mi lista.
Voy a copiar la estrategia de Almago.
Me acercaré y le diré: Dolo, ¿te apetezco?



¿Creéis que funcionará?

7 comentarios:

Farera dijo...

Disfruta de tu encuentro sesuá.
Con el paso del tiempo he caído en la cuenta de que poco a poco se concibe el amor o el enamoramiento de otra manera, cambian tus expectativas y también cambia radicalmente eso de tevoyaquerersiempre, porque no es verdad. Porque todo es efímero, tiene un principio y un fin... bien... sé que esto llevará controversia, así que no me extiendo más, jaja, que luego estoy en el punto de mira, :P

Sinme dijo...

No funcionará porque al lado estaré yo :D ok xDDD
Farera, te apetezco? xDdDDDD tienes razón con lo que dices pero a eso se llega con la experiencia y sus grandes hostias. Pero oye, qué viva (un poco más) el amor! (mientras dura) ;)

Nosu dijo...

no aviseis no, cabronaaaas. vais a ir al de terrassa de mayo?

Bueno, yo creo que dolo tienen amuhas en la lista... así que no sé si será todavía tu turno xD

Ahhmiga, que no existirían los celos... es que el sentimiento de "posesión" en humanos es muy fuerte.

ya sabes omo dice moni, el amor, el amor el amor... y la posesión

PD: fuck me, I'm famous

Jirafas en Gerundio dijo...

Peligrosísimas son las sobredosis de feniletilamina, sobre todo por dejan un haliento a cebolla horripilante!. :)

iTxaro dijo...

Me da que vas a tener competencia.. no se yo....

Norma dijo...

Emmm, funcionó? ;)

cris dijo...

Creo que ese pensamiento sobre el amor de película se nos va pasando a todos con los años, pero en el fonfo, muy en el fondo seguimos esperándolo... De todas formas pienso que hay que disfrutar lo que se tiene en cada momento y mañana... mañana ya se verá.

A ver si te llamo y charlamos un rato, que ya sabes que lo de escribir se me hace largo jajajaja
Besucos Zorrón