LSL (Capítulo 1): Necesito Ayuda


El teléfono comenzó a sonar.

- ¿Diga? - contestaron con voz pastosa.
- Hormonas. Soy yo, Fibi.
- ¡Fibi, guapa, cuánto tiempo! - reaccionó -. Pero, ¿qué haces llamando tan pronto un domingo?
- ¿Pronto? Joder, tía que son las 12 y media.
- Coño, pues pronto. Fina, es Fibi. Espera que pongo el manos libres. No te importa ¿verdad?
- No, no, qué va. Hola Fina, guapa, ¿cómo estás?
- Muy bien. Os echamos de menos - contestó Fina -. ¿Qué tal Leia?
- Pues por eso os llamo.
- ¿Qué le pasa? - se preocupó Hormonas.
- Está fatal. Desde la desaparición de Sol que no levanta cabeza.
- ¿Cómo? - exclamó Hormonas -. A ver, a ver, explícame eso.
- Sí, es verdad. Realmente hace mucho que no hablaba con vosotras, pero es que toda esta historia me ha tenido absorbida. Pues a Sol le diagnosticaron leucemia...
- Pero, ¿por qué no nos habíais dicho nada? - preguntó Fina asombrada.
- Es que esa es la cosa. Sol no se lo dijo a nadie, ni siquiera a Leia. Bueno, sólo a su amiga Renée.
- No lo entiendo - interrumpió Hormonas.
- Ni tú ni nadie. Sol tenía una actitud distante y ausencias injustificadas y Leia lo interpretó como que la estaba engañando con otra.
- Normal. Sabiendo de su "suerte" en el amor, es lógico que lo pensara - dijo Fina.
- Sí, bueno, soy de las que piensan que esos miedos los hablas con tu pareja antes de llegar a conclusiones, pero en fin. La cuestión es que Leia se montó su película y tuvo un pequeño desliz con Olga, nuestra compañera de piso.
- Joder con mi alumna aventajada - volvió a interrumpir Hormonas.
- Bueno, que según me dijo Leia, en realidad no llegó a pasar nada más que 4 besos de despecho, pero dio la casualidad que pasó la noche antes de que Sol apareciese por sorpresa en nuestro piso y viese a Olga recoger su ropa del cuarto de Leia, que tampoco hizo nada por aclararle la situación porque creía que venía para dejarla, así que Sol también sacó conclusiones erróneas.
- Madre mía, menuda telenovela - dijo Fina.
- Sí, hija. Y el final, ya ni te cuento. Sol salió dando un portazo tras decirle a Leia que no venía a dejarla, sino a decirle que la iban a operar de un transplante de médula porque tenía leucemia.
- ¡Joder! - exclamó Hormonas.
- Total - continuó Fibi -, que Leia intentó ponerse en contacto con Sol de todas las maneras posibles, pero Sol no le cogía el teléfono y cuando se plantó en su casa, nadie le abrió la puerta. Esperó unos días a la operación y, finalmente, Renée le explicó que, por lo que ella sabía la operación había salido bien, pero que Sol se había ido de Madrid y que en su casa nadie le decía nada.
- ¡Madre de Dios! - exclamó Fina -, pero ¿qué me estás contando? No me lo puedo creer. Dime que esto es mentira.
- No, en serio, no lo es.

Se produjo un silencio a los dos lados de la línea que, finalmente, Hormonas interrumpió carraspeando para aclararse la voz.

- Me he quedado pasmada.
- Lo sé - dijo Fibi -. Es muy fuerte.
- Pero, de esto ¿cuánto hace? - preguntó Fina.
- Pues va para 3 meses.
- Bueno... esto... ufff... y ¿Leia? - inquirió Hormonas.
- Pues en shock, lógicamente, porque además se siente muy culpable por todo lo que pasó y por no haber podido estar con ella, pero no sé, es que han pasado ya 3 meses y ni siquiera sale de la cama. La han despedido del trabajo y sólo aporta lo que cobra del alquiler de su piso que, aún así, tengo que ponerle yo parte de pasta, pero no es sólo eso. Me tiene realmente preocupada. No se habla con nadie, aunque al menos he conseguido que vaya a un psicólogo. Es que soy con la única persona que quiere hablar. Con el resto de las amigas de Sol no habla.
- Claro - dijo Fina -. Debe ser un recuerdo constante.
- Sí, no sé, pero el psicólogo me ha dicho que tiene que salir y comenzar a hacer algo de vida social.
- Es que es lo que tiene que empezar a hacer - asintió Hormonas.
- Pero yo sola no puedo con esto. Yo sigo saliendo con Renée, Martirio, Letizia y Marta y ella se niega a venirse, por eso necesito vuestra ayuda.
- Lo que sea, Fibi, ya lo sabes - dijo Fina.
- Necesito que vengáis a Madrid - sentenció Fibi.

Volvió a haber silencio y, una vez más, Hormonas lo rompió.

- Fina, comienza mirar billetes para el próximo fin de semana. No vamos a abandonar a mi alumna más lerda.

Comentarios

Norma ha dicho que…
Ahí, reavivando la economía del país a base de billetes de Ave!! Muuuu bien! :)
Nefer ha dicho que…
Joer binomio, como te lo curras!
hormonas ha dicho que…
me gusta.me gusta.k toke tan real lo del manos libres.pero jajaja no se pq hormonas tiene la voz pastosa...
iTxaro ha dicho que…
que viene la caballeriaaaaa... bien por hormonas
toatoa ha dicho que…
Oleeeee!!!

Bien por esas amigas incansables que te sacan de la cama cuando lo que quieres es fusionarte con las sábanas y desaparecer. Qué haríamos sin ellas!!!

Besos!!
Auror ha dicho que…
Ole, ole, ole¡¡¡¡¡
Otra temporada de LSL, Guay¡¡¡¡
besote

Entradas populares