LSL (Capítulo 11): Deberías saber que...


- Tía, que me voy ya - le dijo Fibi -. ¿Estás segura de que no quieres salir?
- Sí, estoy segura - le contestó Leia.
- Pero quedándote en casa no se te va a pasar el enfado por la discusión con Sol - insistió Fibi.
- Ya lo sé, pero de verdad que no me apetece. Prefiero quedarme en casa y descansar. Además, vete ya que vas a llegar tarde a cenar con tu camarera.
- Está bien - dijo Fibi -, pero si te lo piensas mejor, vente, ¿vale?
- Vale, guapa. Anda ves... y ¡suerte en tu cita!
- Ay, gracias. Ya te contaré.

Fibi le dio dos besos y se fue.
Leia se puso el pijama y se dispuso a prepararse algo de cena y buscar una película que ver.
Quería apartar de su mente la discusión de la tarde con Sol, pero no paraba de darle vueltas.
Y es que... había tantas cosas que no entendía.
Como por ejemplo sus ausencias injustificadas o la distancia que parecía haber entre ellas, las pocas ganas que tenía de hacer nada cuando estaban juntas, como si tuviese la cabeza en otra parte, o cuando le preguntaba qué tal todo y su respuesta era un simple "bien", sus evasivas a preguntas más concretas de dónde había estado... Leia no quería desconfiar, pero no podía evitar que una sombra de duda tiñese sus sentimientos, así que las discusiones entre ellas eran, cada vez, más frecuentes.
Leia intentaba no comparar la situación con Sol con sus anteriores desastrosas experiencias, pero su inseguridad aumentaba con la aparición de los celos. Por más vueltas que le diese e intentase buscar alguna explicación razonable a la actitud de Sol, no lo entendía, a no ser que le estuviese ocultando algo y cada día estaba más convencida de que así era.

Decidió dejar de pensar y comenzó a ver una película, pero al cabo de unos minutos sonó su móvil. Era Dj No Limits.

- Hola, ¿qué pasa, tía?
- Hola. Pues bien, aquí preparándome para irme al curro - le contestó Letizia. ¿Nos vemos luego, no?
- No - dijo Leia -. No estoy de humor.
- ¿Y eso?
- Nada, me he vuelto a discutir con Sol.
- Ah... pues precisamente te llamaba por eso.
- ¿Por Sol? ¿Qué pasa? - preguntó ansiosa Leia.
- Nada. No sé, no he hablado con ella.
- Pero, ¿entonces?
- A ver... es que no sé cómo decirte esto. Que tampoco es que yo haya visto nada y no te conozco mucho, pero desde el principio conecté muy bien contigo...
- Ya, ya, pero ¿qué sabes?
- Mira, no sé, el otro día, cuando estaba con Renée escuché que estaba hablando por teléfono con Sol y que Renée le decía que te lo tenía que decir, que no podía seguir ocultándotelo y esta tarde... 
- ¡¿Qué?! - se impacientó Leia.
- Esta tarde la he visto salir del portal donde vive una chica vecina mía que siempre está en La Tijera de Oro y con la que la he visto hablar alguna vez.

Letizia se quedó callada, al igual que Leia, creando un incómodo silencio.

- Lo siento mucho, tía - dijo, por fin, Letizia -, pero me parecía justo decírtelo. 
- Eh... - reaccionó Leia -. Sí, bueno, gracias. Si no te importa, voy a colgar.
- ¿Quieres que me pase por tu casa y hablamos? - dijo Letizia preocupada.
- No, de verdad, te lo agradezco, pero quiero estar sola.

Y colgó el teléfono.
Ahora ya todo encajaba, todo tenía sentido y una vez más, tenía razón.
¡Cómo podía haber sido tan tonta!
De nuevo, la habían engañado. ¿Por qué no aprendía?
Se puso a llorar justo cuando entró por la puerta Olga, su compañera de piso.
Se apresuró a secarse las lágrimas e intentó disimular.

- Hola - le dijo.
- Joder, qué susto. ¿Qué haces aquí? ¿Y con la luz apagada? - le preguntó Olga.
- Nada... veía una película. ¿Y tú?
- Me he vuelto a discutir con Alfredo. Es que no le soporto, no nos entendemos. Tú sí que tienes suerte de tener a Sol - dijo encendiendo la luz y girándose para mirarla -. Dios mío, qué cara, pero ¿qué te pasa?

Leia rompió a llorar y entre sollozos le contó todos sus miedos ahora confirmados por Dj No Limits.
Olga se sentó junto a ella y la escuchó mientras la abrazaba y dejaba que soltase toda la rabia y pena que Leia sentía.
Continuaron así un tiempo que no sabrían precisar. Leia abrazada a Olga y ésta le acariciaba suavemente el pelo. Finalmente, Leia se separó.

- Perdona por haberte contado mis penas. Muchas gracias por escucharme y estar aquí. Me voy a ir a la cama - le dijo.

Leia hizo el amago de levantarse, pero Olga la retuvo cogiéndola del brazo.

- No seas tonta. Estoy aquí para lo que quieras, ¿lo entiendes?, para lo que quieras...

Ambas se miraron, mientras Leia sentía la ligera presión de la mano de Olga sobre su brazo, cuando, de repente, Olga se acercó y la besó.
Leia no reaccionó, pero tampoco se apartó, así que Olga volvió a besarla. Nuevamente, Leia recibió el beso, pero no reaccionó. ¿Aquello estaba bien? 
No quería pensar, así que sin dudarlo más se abalanzó sobre Olga. Ambas comenzaron a besarse, con furia. 
Leia recostó a Olga en el sofá y comenzó a recorrer su cuerpo.
Le desabrochó la camisa apresuradamente, mientras Olga le quitaba la parte de arriba del pijama.
Los labios de Leia rodaron por el cuello de Olga primero, para ir bajando por su cuello, su pecho, su abdomen hasta alcanzar el botón del pantalón.
Leia levantó la mirada para observar a Olga que la miró y la atrajo hacia si para volverla a besar, mientras Leia intentaba desabrochar, sin éxito, el cinturón de Olga.

- ¿Pero qué es esto? ¿Un cinturón de castidad? - rió Leia.

Volvieron a besarse mientras Olga desabrochaba ella misma el cinturón y el botón del pantalón.
Leia fue acariciando el cuerpo de Olga hasta introducir su mano en su entrepierna, pero al cabo de unos segundos, ésta soltó una carcajada ante el desconcierto de Leia.

- ¿No te estarás riendo?- preguntó Leia sin apartar su mano.

Olga siguió riendo mientras Leia la miraba atónita y algo mosqueada.

- ¿De qué te ríes? ¿Qué pasa?

Finalmente, Olga se confesó.

- Es que me haces cosquillas.
- ¡¿Qué?! ¿Cómo puede ser que tengas cosquillas ahí?

Leia la miró asombrada y comenzó a reírse. 
Se miraron mientras reían y se abrazaron.

- Esto no está bien - dijo finalmente Leia.
- Tienes razón. ¿Nos vamos a dormir? 
- Sí, será lo mejor.

Comentarios

Pindakaas ha dicho que…
uee, la primera!

y tía, anda q... con la compañera de piso, ahora??? xD Luego fijo q al final no le está poniendo los cuernos, sino alguna otra historia rara, me lo ve DE venir... xD

un abrazooooooo
Sol ha dicho que…
¬¬

La DJ de donde saca las conclusiones?
ai madre

¬¬
¬¬
¬¬
toatoa ha dicho que…
laaa laraaaa la laaaa la laaaaaa...
qué peligrosas son las noches sin salir... y más con mujeres pululando por la casa de una... menos mal que yo ya sólo tengo una mujer en mi vida y me cuida mucho :D
Marta ha dicho que…
Como que nos vamos a dormir??? Aiii los achuchones en el sofa!! Que peligrosos que son...XDDD
iTxaro ha dicho que…
Pero esto qué es????...
dónde están las pruebas de que MI Sol esté poniendo los cuernos a Leia????

Eso no se haceeee..... ahí están las pruebas de que Leia SI es un poquillo casquivana....

ayyy Sollll ven a mis brazossss
Magapola ha dicho que…
Un abanico, por dios...
Saltinbanqui ha dicho que…
Si no fuera por el sofa...

:)
Ana ha dicho que…
Me lo veo venir....pero que le quiten lo bailao a Leia!
Besicos
lylo ha dicho que…
Joe que fuerte! Vaya culebron xd! Tengo ganas de saber como sigue. No es posible un adelanto?

Besitos!
Anónimo ha dicho que…
Que haria sin mi Itxaro...
snif... snif...

Sol

Entradas populares