Cosas que nunca te dije

Esto tenía que haber empezado más o menos así:

"Se dio cuenta de lo desagradable que había sido nada más colgar el teléfono, pero por una vez su orgullo se impuso y no la volvió a llamar para pedirle perdón."

Pero me doy cuenta que, en este caso, escribir en tercera persona me aleja de lo que quiero decir, porque esta vez hablo yo. No quiero ser narradora omnisciente, porque en esta situación no lo sé todo, sólo sé lo que yo siento.

Y la verdad es que de todas las situaciones hay que sacar el lado positivo y, si de algo ha servido este pique, es para darme cuenta de lo que me jodería (y perdón por la expresión) perder tu amistad.

Me gustas como eres, incluso con tus olvidos.
Y te quiero por lo que eres, por lo que me das y por lo que significas para mí.

Y cuando nos volvamos a ver, lo siento, pero no te vas a librar de que te dé un abrazo y dos sonoros besos.

Comentarios

Entradas populares