Bichos y hierbas



Los "bichos" es el nombre con el que llamo a los peces de mi hermana. Tres preciosos peces que tengo que alimentar en su ausencia.
Las "hierbas" son las plantas del balcón de mi madre que, sí lo habéis adivinado, tengo que regar en ausencia de ambas.
Bien, pues esta situación me "mosquea" y, este mediodía, mientras regaba las hierbas después de haber dado de comer a los bichos, he estado pensando en ello.
Al fin y al cabo, por qué me molesta el pequeño gesto de dar de comer todos los días a los bichos y regar las hierbas de vez en cuando.
Al principio creía que era por el ligero detalle de que vivo a 30 kilómetros de casa de mis padres. Pero no, no es por eso.
Después de todo, trabajo al lado de su casa, así que ese inconveniente solo se plantea el fin de semana. Y de todos modos, podría, como dicen mis amigos, no darles de comer el fin de semana. Pero es que entonces sufro y me imagino a los pobres bichos flotando en el agua de la pecera muertos de hambre.
Descartada esa opción, me organizo el fin de semana reservando un hueco para "acercarme" a darles de comer.
Y es ese hecho, el de tener que organizar mi tiempo para dedicar unos minutos a los bichos el que me incomoda y hace renegar.
¿Os dais cuenta de la clase de egoísta que soy?
Pienso que, aunque a veces me gustaría tener una mascota, no la tengo porque coarta mi libertad.
Tener una mascota implica responsabilidad y dejar de hacer cosas o ir a sitios, porque en muchos lugares no te dejan entrar con ellos. Y ya ni te cuento lo de pensar en irte de vacaciones o hacer una pequeña escapada. ¿Qué haces con ellos? ¿Quién te los va a cuidar tanto como tú?

Por todo esto no tengo ninguna mascota. Pero si pensamos en el trasfondo de todo este pensamiento, la conclusión no termina aquí.


La conclusión, mi conclusión, es que no me gusta renunciar a parte de mi tiempo o libertades por otro ser vivo, no me gusta que dependan de mí.


Y si todo esto lo pienso por unos bichos y unas hierbas, ¿puedo hacerlo extensible a una pareja o a un hijo?

En fin, definativamente, no es bueno que te dé el sol en la cabeza al mediodía.

Comentarios

Laura ha dicho que…
Melona, melona! Pero si a los bichos no los has parido tú, y a las plantas no puedes hacerles aquello que le haces a tu pareja, ejem ya me entiendes, ofú! no me seas tan simple. (no te enfades)

Mua

Entradas populares